Visitas
148
Unique
Visitors
|  2

Tera-TEA-mos

Hace poco se celebraban en nuestro municipio unas jornadas para la concienciación del autismo. Desde QuienesQuienenVillalba queremos que se promuevan los derechos de las personas con autismo y se asegure su plena participación e inclusión en esta sociedad, como miembros valiosos de nuestra tan diversa familia humana, para que puedan contribuir a crear un futuro de dignidad y oportunidad para todos.

La docente y terapeuta, especializada en Trastorno del Espectro Autista (TEA), Cristina López, nos acerca a la realidad de este trastorno para que podamos conocerlo “desde dentro”, nos da opciones de terapias para los que lo vivimos más de cerca y nos abre las puertas a participar, en la medida de lo posible, con los afectados por esta condición.

Como terapeuta de personas con TEA, me llama mucho la atención las vivencias que me cuentan muchas de las madres de los niños, como comentarios en la calle o en el súper mientras su hijo está teniendo una crisis y se oyen murmullos del tipo: que maleducado, lo tiene consentido, un buen castigo le vendría genial, o los típicos “mira, tss, mira”… Es todo falta de información, ya que no tiene un rasgo físico en el que se aprecie el trastorno.

Aunque afecta a una de cada cien personas y no sabemos mucho de su origen, me gustaría acercaros un poco, para que dejen de ser “esas personas de la luna” para vosotros.

AUTISMO1Se representa con un lazo lleno de piezas de puzle de colores, debido a la complejidad del mismo, ya que hoy en día no se conocen sus causas y es complejo como un rompecabezas, y los colores por su diversidad al ser un espectro. Con terapias adecuadas para cada uno, mejoran muchísimo. Cuando conoces a una persona con autismo, SÓLO conoces a “una” persona con autismo.

Muchas veces la falta de conocimiento genera impresiones erróneas sobre la realidad que viven las personas que tienen esta condición. Lo primero que tenemos que saber es que el autismo no es una enfermedad, no es algo que contraigas o que te pegue alguien, es una condición, conocido como Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Es un grupo de alteraciones de origen neurobiológico afectan al desarrollo de la persona. Fuera tecnicismos, es una diferencia de aprendizaje y comunicación. Esta no tiene limites, tanto familiares como maestros confiamos en las posibilidades de desarrollo pleno que tienen. Solo hay que ponerse las gafas y ver el mundo como ellos lo ven, enseñarle de la manera en que ellos aprenden.

Muchos de los mitos que hay sobre el autismo son erróneos: SÍ les gusta estar con el resto, NO viven en un mundo diferente, aparte, NO están en la luna, están aquí, ven, sienten, interpretan, entienden… pero de diferente manera. Hay que abrirse a su percepción del mundo para entenderles y dejar de pensar en cómo nosotros vemos el mundo.

Hay ciertos tipo de comportamientos, como rabietas, que equivalen a comunicación para ellos; el no poder expresar de una forma correcta sus necesidades o deseos hace que nosotros, los terapeutas y educadores, juguemos un papel clave a la hora de ofrecerle las herramientas necesarias para poder comunicarse. Al contrario de lo que se cree, SÍ se comunican, relacionan y expresan sus sentimientos, y tienen esa necesidad que todo ser humano tiene de tener relaciones de afecto.

Yo imparto terapias a diferentes chicos. Tengo tanto chicos que son verbales, como otros que no lo son. Tengo chicos más rígidos, otros que lo son menos… A la gran mayoría les cuesta mucho empatizar con los demás. Pueden tener diferentes comportamientos repetitivos o estereotipos. Algunos son muy sensibles sensorialmente, los tengo increíblemente apasionados con temas concretos como trenes, árboles… También están a los que les gusta ordenar los gajos de mandarina en fila antes de comérselos e incluso los que separan el arroz tres delicias por colores.

Todos ellos comunican las cosas como las ven, no hay que tenerlo en cuenta, son transparentes, puros, sin ninguna intención de maldad (si el estupendo jersey verde que te acabas de comprar le resulta feo, te lo dirá sin pensarlo dos veces, al igual que te dirá lo maravilloso que es que hoy te hayas recogido el pelo o que lleves calcetines a rayas en vez de cuadros).

Es naturalidad en estado puro, pero eso nos choca, porque nosotros sí que vivimos en un mundo donde hay un prototipo de frases/actos que no se deben decir y cuando nos lo sueltan así, de pronto, nos abren los ojos y tenemos un choque brutal con el mundo real.

Personalmente yo paso muy buenos ratos con ellos. Disfruto tanto de los ratos de más ajetreo (en los que me aportan aprendizajes) como en los buenos, en los que las risas están aseguradas. Sé que los abrazos, besos y llamadas de atención que me hacen son sinceras, son increíbles; es de las mejores cosas que recibo cada semana. Es muy reconfortante ver cómo se van cumpliendo los objetivos que ponemos a los chicos, aunque cada niño lleva una terapia personalizada a sus necesidades con unos objetivos concretos y a su ritmo, es básicamente prepararles para que vivan en comunidad.

Entre otras, las terapias con caballos contribuyen positivamente al desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y ocupacional, tanto de las personas TEA como de personas con cualquier necesidad especial. Yo soy la coordinadora de las equinoterapias que damos en Villalba, en la Hípica San Yago, el equipo lo formamos cuatro profesionales más, cualificados cada uno en su especialidad y más de treinta caballos.

Nuestro mayor terapeuta se llama Golosina, pesa unos 700 kg, como yo digo 700 kilos de amor y paciencia, lo aguanta todo, los días buenos, y los días regulares, está siempre dispuesta, llueva, nieve o haya un sol radiante, y sobre todo disfruta con los premios que le dan los peques, de panes y zanahorias al terminar de trabajar.

Desde el primer día que la persona pisa la hípica, hay amor a primera vista; crean un vínculo único que me resulta muy difícil de explicar, pero que me encanta poder sentir en cada terapia. Los caballos tienen un montón de cosas en común con las personas TEA, a destacar que ambos son visuales. A veces muy asustadizos, pero siempre están ahí. A Golosina le encanta que los chicos la cepillen, la dejan reluciente y entre cepillado y cepillado siempre se lleva besos y abrazos que acoge con mucha alegría. La visten y la desvisten mas de cinco veces al día y siempre esta quietita y a la espera de que se suban para poder ir al campo, andamos caminos, subimos puentes y nos lo pasamos genial.

Terapia con GolosinaTerapia

Como veis, la terapia la damos al aire libre en el cual disfrutamos y exprimimos al máximo las posibilidades que nos dan las diversas estaciones y la naturaleza en sí, sacamos el mayor aprendizaje de todo lo que nos rodea. Como dicen en el libro de la selva, “Mama naturaleza te lo da…”.

Espero que tengáis una idea más cercana de que es el autismo, ya que considero que conocer algo es la mejor manera de poder ayudar. Que si vemos a un pequeño con un inmenso berrinche, nos preguntemos que le puede pasar, os invito a que ofrezcáis vuestro lado mas amable y empático, que ser diferente no es ser menos.

Las personas con autismo tienen muchísimo que ofrecernos, y no podemos permitir vivir en una sociedad que se lo pierda. Yo soy consciente de que estoy dando las herramientas necesarias para que mis “niños” con TEA, sean mañana unos hombres y mujeres brillantes, divertidos y con muchas ganas de comerse el mundo, y eso me da la combustión necesaria para volver a la carga día si y día también, yo lo llamo felicidad.

Os abro las puertas de la Hípica San Yago para todo aquel que quiera venir a conocernos y paséis un día emocionante entre grandes personas y grandes caballos. ¡Os esperamos!

6

 

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone