Visitas
170
Unique
Visitors
|  1

La Pera Limonera

La buena alimentación nos importa cada vez más, “mens sana on corpore sano”, y las frutas y verduras son el alimento preferido de los que apuestan por cuidarse pero… ¿realmente sabemos lo que comemos? Hablamos con las chicas de La Pera Limonera, una nueva frutería ecológica de Villalba, para que nos cuenten por qué es tan importante elegir bien qué productos llevamos a nuestra mesa…  

Cuántas veces hemos escuchado a nuestros mayores decir que los tomates de ahora no saben a tomate, o que las naranjas parecen de plástico, sin sabor ni textura…

Y es que, hace no muchos años, aunque parezca un pasado lejano, la fruta se consumía por temporada, en cada época del año se podía consumir el tipo de fruta o verdura que correspondiera a cada estación. Después, empezamos a poder comer tomates en diciembre, sandías en marzo y las fruterías de supermercado se convirtieron en un festival de colores cualquier día del año.

Frutas y verduras que se transforman con procesos largos de tiempo exponiendo los alimentos a diferentes sustancias: productos químicos, ceras y conservantes para que los alimentos se vean más frescos y suculentos de lo que realmente son. En ese periplo se obtiene la fruta o verdura, se lava, se guarda y se distribuye a los supermercados, después se vuelve a lavar con cloro para quitar las capas químicas que se rocía sobre ellas para combatir las diferentes plagas. La propia semilla ya tiene una pequeña capa de químico para que no se contaminen y puedan germinar sin problemas.

Llamamos frutas y verduras ecológicas a todas aquellas que no han sido tratadas con químicos artificiales, que no han crecido en tierra abonada con fertilizantes químicos, ni han sido fumigadas con pesticidas. Por suerte, cada vez son más los agricultores y negocios que deciden tomar el camino del equilibro con la naturaleza y se lanzan a la aventura de cultivar y vender productos ecológicos.

Y ese es el caso de La Pera Limonera, una frutería ecológica que abrió sus puertas el pasado mes de mayo  en Los Jardines del Parque, en el Parque de la Coruña, gracias al empuje, la iniciativa y la vocación de Aída y Sara, dos hermanas villalbinas que se han liado la manta a la cabeza con el objetivo de llenar de salud y sabor nuestra despensa. Su principal anhelo al abrir un negocio de este tipo era vender un producto de mucha calidad, y que cuando el cliente final se llevara a casa fruta o verdura, volviera a sentir lo que sentían nuestros mayores, fruta y verdura con sabor excepcional y con todo su aporte vitamínico intacto.

Más contenido nutritivo, ausencia de restos de pesticidas, ayuda para la no contaminación de aguas subterráneas, suelos y el propio aire. Si hablamos ya de la propia producción, diríamos que el cultivo ecológico también ayuda al desarrollo rural ya que este tipo de cultivos requieren mas mano de obra y trabajo. Estas son algunos de los beneficios a priori de la fruta biológica sobre el cultivo que se practica para grandes superficies. Pero, ¿de dónde procede el producto?

Aída nos cuenta que ellas se abastecen de diferentes productores ecológicos, en particular trabajan con asociaciones de agricultores que venden su propio producto en Madrid, Andalucía y ahora también con pequeñas huertas de Segovia.

También nos comentan que algunas no tiene el sello de “bio”, porque el coste de homologarse es muy elevado, y se preguntan por qué los que hacen las cosas bien y de manera sostenible para el medio ambiente tienen que pagar y los que lo hacen mal no. Ellas siempre avisan cuando se da el caso, pero es curiosa la reflexión y da que pensar…

Tampoco seremos ajenos a las sombras que persiguen a lo biológico y aquí dejamos algunos argumentos de detractores de las mismas. Suelen ser tres las armas esgrimidas contra lo bio: precio más elevado, aspecto y tiempo de conservación.

Es cierto que el precio es algo más elevado, las subvenciones, el auto-cultivo y demás lindes hacen que el precio se encarezca un poco, pero claro, la disyuntiva está en alimentarte con productos sanos y naturales o tragar químicos día tras día. Queda a la elección del comprador…

El tiempo de conservación sí es un poco menos que la fruta tratada con conservantes, en esta última palabra está la respuesta. Y, para terminar, el aspecto… es cierto que la fruta no tratada con químicos no es como la de las fotos, perfecta, con colores vivos, como a los gurús del marketing les gusta. Una imagen perfecta aumenta las ventas exponencialmente, pero si por la belleza pierde prácticamente todo su sabor y sus valores nutritivos, lo que obtienes son productos que se convierten en aquellas cestas de fruta falsa que estaban en la mesa de la cocina de la abuela.

En QuienesQuienenVillalba.es comprendemos que la economía de una casa es un paradigma muy personal, y que muchos llegamos como podemos a fin de mes, pero no podemos dejar de aconsejar a nuestros lectores que cuanto más sano coman y vivan mejor será para ellos y sus familias.

Agradecemos  a Aída y Sara el tiempo, la información y el aporte tan valioso para la salud de nuestros vecinos, e instamos a nuestros lectores a pasar por La Pera Limonera y disfrutar de los olores y colores de verdad o hacer pedidos por redes o teléfono, ya que te llevan a casa (o a tu establecimiento, ya que también tienen ofertas para hostelerías y colectividades) la fruta o verdura ecológica, que es lo mismo que llevar salud hasta tu puerta…

Dirección: C/ Playa Frexeira, 1-3, 28400 Collado Villalba, Madrid 

Tfno pedidos: 622000629 (atienden whatsapp)

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone