Visitas
334
Unique
Visitors
|  Me gusta

Magia y Educación

Juegos, dibujos, actividades… Cada año son más las opciones que tenemos a nuestro alcance para enseñar y educar a nuestros hijos de una manera entretenida. Hoy, una de nuestras especialistas en educación nos acerca a un nuevo y sorprendente recurso al servicio del aprendizaje: La magia.

El aprendizaje en sí es un proceso mágico, que se sirve de la fantasía de los niños y su confrontación con la realidad para conocer el mundo que nos rodea e interaccionar en él. Pero no vamos a hablar sobre lo mágico del proceso educativo, sino cómo y por qué se viene introduciendo en los últimos años la magia como recurso para el aprendizaje y el alcance que esto puede tener en alumnos con necesidades educativas especiales de tipo cognitivo.

La neurociencia lleva años intentando explicar los mecanismos que intervienen en el aprendizaje y crece el interés por conectar esos conocimientos con la psicología de las personas. En este aspecto algunos estudios como los de la neurocientífica Susana Martínez-Conde afirman que la magia nos lleva años de ventaja. Las habilidades que se requieren para jugar y manipular dichos procesos (percepción visual, atención, memoria, anticipación, etc.) están abriendo un interesante campo de estudio sobre todo aplicado a niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o los diferentes Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Desde que se aceptó el TDAH como enfermedad mental a finales de los años 60 el número de diagnósticos en edad infantil ha saturado los equipos escolares de orientación psicopedagógica.

Magia VillalbaLos alumnos con este diagnóstico presentan una excesiva inquietud motora, falta de concentración, dificultades en la atención sostenida, alteraciones en la percepción de los estímulos, distorsiones de la organización espacial, memoria a corto y largo plazo, entre otras dificultades, y suele provocar conductas disruptivas y adaptativas principalmente en el entorno escolar.

Existe un gran debate sobre el modo de afrontar este “trastorno” sobre todo a partir del fallecimiento de su descubridor, el psiquiatra Leon Eisenberg, quien declaró meses antes de morir la falsedad e inexistencia de esta enfermedad, asegurando que la clave no está en la medicación de estos pacientes sino en el análisis profundo de los factores psicosociales que envuelven la vida de los alumnos y su tratamiento desde otras perspectivas más holísticas.

Discusiones a parte lo que sí se ha demostrado es que estos niños son capaces de mantener su atención ante los estímulos y situaciones que sí son de su interés, que las conductas varían de manera muy positiva en grupos más reducidos de alumnos y que vivimos en una sociedad sobrecargada de estímulos e información para la que tenemos que prepararnos y plantearnos si es realmente un problema de atención hacia los estímulos y mensajes, o el problema está en la presentación de esos estímulos y esos mensajes.

He tenido la oportunidad de trabajar en varios colegios que cuentan con un aula específica para alumnos con el denominado TEA (trastorno del espectro autista). Estos niños presentan o pueden presentar una serie de dificultades cognitivas, afectivo-sociales y/o psicomotrices que requieren una atención especializada para una verdadera integración tanto en el aula cómo en su vida cotidiana. Magia Villalba

Algunos de los alumnos pueden manifestar estereotipias (repetición de gestos o conductas), centros de interés muy marcados, casi obsesivos por los que son capaces de mantener mucho tiempo su atención. Por ejemplo si le gusta mucho los dinosaurios, siempre quiere jugar con dinosaurios y saber todo sobre ellos, incluso adquirir un vocabulario bastante científico sobre ese tema). También son frecuentes las rabietas desproporcionadas, dificultad para interpretar y descifrar mensajes orales, dificultad de acceso a la lecto-escritura,problemas para interpretar, expresar y manejar emociones, etc.

Dentro de los trastornos del espectro autista existen diferentes diagnósticos y muy diferentes grados de sintomatología cómo hemos nombrado, lo que dificulta mucho la delimitación de pautas de trabajo adecuadas a cada caso.

Lo que he podido observar es que existen ciertas técnicas que se trabajan de forma general con casi todos estos alumnos tanto TDAH como TEA (extensibles a cualquier alumno) a través de actividades en las que se trabaja la atención, apoyo con mensajes visuales, memoria, gestión de emociones, convencionalismos sociales, percepción visual y espacial, entre otras muchas. Lo curioso es que éstas que hemos mencionado se ponen en juego en un espectáculo de magia, además de conjugar todo esto en un mundo de fantasía e ilusión del que no debemos olvidarnos nunca si trabajamos con niños.

Un buen mago capta la atención y la mirada del espectador cuando quiere, como quiere y hacia donde quiere, mantiene la intriga hasta el final, sorprende, crea ilusiones y expectativas, hace que cuestiones lo que ves y que creas lo en lo inverosímil.

Esta debería ser una idea muy aproximada de lo que es un maestro. De hecho el Real Centro universitario Escorial María Cristina adscrito a la Universidad Complutense de Madrid ofrece un programa universitario de 3 aňos pionero en el mundo que incluye entre sus contenidos clases de “magia infantil” o “el ilusionismo cómo recurso didáctico”, lo que significa que ya hay mucho camino recorrido para utilizar este arte en las escuelas y en los programas de ocio infantiles.

Esto es algo que echamos de menos en nuestro pueblo, pues las actividades relacionadas con esta manera diferente de enseñar y aprender, la magia, son más bien escasas en Villalba.

Neurociencia, magia y psicología abren un nuevo campo de experiencia interesantísimo a la educación, que debe servirnos al menos de reflexión sobre la motivación en los alumnos de hoy en día y en la importancia de atender sus distintas capacidades (que no discapacidades) ya que podemos atrevernos a decir que sin magia no hay aprendizaje.

 

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone