Visitas
299
Unique
Visitors
|  2

Míticos Villalbinos: Tommy

El 9 de septiembre de 1950, nacía en Madrid una entrañable criatura que no sabía aún que años después se convertiría en un mítico villalbino, porque no eres de Villalba si no conoces a Tommy Chaves Cuadros.

Aunque nació y creció entre el barrio de Las Ventas y La Elipa, en Madrid, nuestro protagonista de hoy se siente un auténtico villalbino, y es que, más de la mitad de su vida la ha pasado en nuestro querido pueblo.

Desde los 12 años, Tommy se ha dedicado a la hostelería, “empecé a ayudar a mis padres en su bar “Los Chaves”, y entonces todas las diversiones propias de la edad, solo las podía hacer en vacaciones y algún rato libre,  y así hasta mi jubilación”.

Tommy VillalbaDe su infancia y juventud guarda buenos recuerdos, aunque “fui un chico travieso y las lié bien pardas, pero mi padre y sus dotes de liderazgo de antaño me pusieron firme por la cuenta que me traía” .

Se casó en Madrid en 1976 con la mujer que hoy sigue compartiendo sus días, Pilar, y a nuestro municipio llegaron ya con dos hijos de la mano y, “al llegar a Villalba el cambio de aires hizo llegar a la pequeña de la casa, pero la historia continúa con mis tres maravillosos nietos”.

Hostelero casi desde que tiene uso de razón, Tommy, cansado de los problemas vecinales en la Cafetería Tommy que regentaba en la capital, llegó a Villalba (su hermana vivía aquí) en 1988 en busca de una ubicación tranquila para su nuevo bar, Bar Tommy, “vine a Villalba buscando un local que estuviera bien situado, y que no fuera muy grande para poder llevarlo en familia”.

Y así, el día 11 de marzo de 1988 se inaugura en Villalba el Bar Tommy que estuvo abierto durante casi 30 años y regentado por nuestro protagonista de hoy, que además de hostelero, se considera “atlético hasta la muerte, sufridor en casa y nunca mejor dicho. Medio veía los partidos, porque pasaba más tiempo en la cocina que en la barra haciendo aperitivos ricos para mi gente, siempre veía los goles en la repetición”.

Pero el clásico Bar Tommy cerró sus puertas el pasado 3 de Octubre de 2015 “con una despedida emotiva y épica. Me retiré por jubilación y para disfrutar de mi familia, ¡a pesar de los quebraderos de cabeza que a veces, sin quererlo, me dan!”Tommy Villalba

Tras más de 50 años de hostelero, Tommy tiene un sinfín de recuerdos acumulados en su memoria y en su corazón, aunque quizá la etapa de Tommy Villalba es la que más me ha marcado, no tendría espacio suficiente para enumerarlos. Han sido tantos y tan bonitos, (aunque también hemos sufrido mucho), que han llenado toda mi vida. He sido con mis clientes, el padre, el amigo, el confesor, el casamentero, el psicólogo, el contador de chistes, he tratado de hacer reír a quien he visto triste ayudándole con mi experiencia de la vida.” 

Tommy ha sido un villalbino muy implicado con su pueblo a lo largo de todos estos años, “he montando chiringuitos en las fiestas durante diez años, ¿quién no se ha comido un bocata o pincho moruno del Tommy en las fiestas? Hicimos un montón.

Tommy Villalba

También he ganado dos veces el mejor disfraz de las fiestas de Carnaval, he de decir que no he perdido la ocasión de disfrazarme a la mínima oportunidad para quedarme con la peña y sacarles una sonrisa”.

A pesar del cierre de su bar, Tommy sigue muy presente en Villalba y podemos encontrarle en muchos rincones de nuestro municipio, “principalmente por la calle, que paseo mucho con mi perrita, y en algún bar, como mi antiguo TOMMY (actual Guantanamera), el Taher, Jarana, La Gaditana, Té & Chocolat (IL Gelato), en fin la cabra siempre tira al monte.”

Después de una larguísima carrera de hostelero estando cada día al pie del cañón, ahora Tommy puede disfrutar de “una vida muy tranquila, colaborando en casa, atendiendo a mis nietos y acompañando a mi mujer al trabajo, pero sobre todo con la cabeza limpia de problemas y preocupaciones.”

Pero lo dicho, no os preocupéis que podremos seguir disfrutando de Tommy, de su humor y de su cariño en las calles de nuestro querido pueblo.

Así que el cierre de este artículo lo dejamos en sus manos para despedirse él mismo de todos sus clientes, vecinos y amigos villalbinos que han formado parte de su vida a lo largo de todos estos años… Recordando de nuevo que el bar ha cerrado pero él continúa en Villalba ¡Grande Tommy!

“Pues sí, deciros a todos que os he tenido mucho cariño y que os echo de menos. A algunos os suelo ver y hablar con vosotros, es estupendo, pero otros se han ido un poco lejos..

 Siempre ha sido una casa, no de clientes, hemos sido una familia donde he visto crecer a vuestros hijos y me he sentido muy unido a vosotros en compañía de mi esposa, que ha luchado conmigo codo a codo y me ha apoyado en momentos de desaliento, al igual que mis hijas en la medida que han podido, y mi hijo Marcos, que siempre que ha hecho falta nos ha echado una mano.

Tommy Villalba A veces con sus frases míticas como: “¿Os he dicho alguna vez que odio la hostelería?” o “Nunca, nunca, nunca, tengas un bar” o ” Estoy muy liao” 😉

 

 Para terminar, que sepáis que estoy muy orgulloso de la piña que formamos y siempre os llevaré en el corazón. 

 ¡GRACIAS!

 P.D. Mil gracias a QuienEsQuienEnVillalba por la entrevista, y por acordaros de este mítico Villalbino. 

 Un fuerte abrazo.              

 Tommy.”

 

 

 

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone