Visitas
143
Unique
Visitors
|  1

Quién Opina: Caso UNED

Todos hemos escuchado o sentido durante las últimas semanas, la indignación de muchos villalbinos frente al anunciado cierre de nuestro Centro Asociado de la UNED. Tanto es así que se creó una solicitud de firmas para evitarlo a través de Change.org y a los pocos días ya contaba con cientos de apoyos… Consuelo García Navarro, creadora de dicha petición nos pone al tanto del “Caso UNED”:

Nuestro Centro Asociado de la UNED de Villalba es un Centro que llevaba funcionando más de 20 años de forma ininterrumpida, en él se impartían las antiguas Licenciaturas, hoy Grados de Derecho; Psicología; Ciencias Políticas; ADE y otras disciplinas.

Los servicios se prestaban perfectamente y en condiciones de comodidad apropiadas; calefacción, clases adecuadas, biblioteca y un magnífico equipo de profesores tutores… Pero todo ello ha ido poco a poco desmantelándose y, singularmente desde hace 4 años, en los que se observaba ya una inquietante falta de atención a los medios materiales. Es decir, se suprimió, por ejemplo, la calefacción del Centro Asociado de Peñalba, se decía que siempre estaba averiada, que si unas veces faltaba una pieza, que otras no había combustible.

Los alumnos suscribieron diversas protestas en ese sentido, pero la inventiva del Ayuntamiento y sobre todo su indolencia, desoían sistemáticamente las quejas de alumnos y profesores.

Llama la atención que, en las plantas altas del Centro, las dedicadas a cuestiones políticas del Ayuntamiento no faltaba la calefacción, lo que, como cualquier persona puede comprender, deja claramente definido el problema. Existía una clara voluntad política de hacer impracticable el lugar de estudio al dejarlo sin calefacción, tan simple como radical.

¿Es esto una nueva clase de Mobbing? Yo creo que sí, no te quitan el aula, pero si quieres dar clase tienes que ponerte guantes, abrigo, bufanda y gorro para dar una clase. Era llamativo el vaho de los alumnos y de los profesores en un ambiente gélido que se hacía insoportable, te dolían las manos de frio si no te ponías los guantes. Con ser el frio algo insoportable, había goteras (y cubos para recoger el agua que caía de todas ellas, aporto las fotos) y moho, que olía como en una cueva de cultivo de champiñones.

Es decir, se abandonó conscientemente el Centro para hacerlo inhóspito e impracticable para el estudio, se habían transformada aulas tecnológicas, prácticamente en cuadras.

 

Ante ello y enterándome de que se ejecutó un último acto contra el Centro que consistió en su cierre, sin preaviso a estudiantes ni a profesores, y controlándose directamente por la Concejal María Lourdes Cuesta Fernández, que acudió la noche del día 19 de enero a asegurarse de que se cerraba efectivamente, indicando a alumnos y profesores que ya se tenía que entrar en aquella última jornada lectiva por la Cafetería, en vez de por la puerta principal, siempre abierta hasta entonces.

Todo aquello me pareció una forma de actuación inaceptable, una forma de destruir un medio Universitario útil para miles de alumnos de la Sierra de Madrid.

UNED Villalba UNED Villalba UNED Villalba

Así que preparé una solicitud de firmas a través de Change.org, que, en pocos días, recibió el apoyo de cientos de personas, igualmente, puse en conocimiento de los grupos políticos de la oposición los hechos que conocía y los grupos interpelaron a la Alcaldesa y Concejala Cuesta, parece ser que estas, responsabilizaban a la intervención de no autorizar el gasto de funcionamiento del Centro Asociado, basándose en Las Leyes de Administración Local, sin embargo, el argumento era falso, como se demostró rápida y contundentemente, otros Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid hicieron uso de un Dictamen Jurídico de la Comunidad de Madrid que no ponía problema o reparo alguno a la financiación por parte de los Ayuntamientos que, esos sí, sí tenían vocación política de defender y garantizar el artículo 27 de la Constitución que consagra el Derecho fundamental a la educación sin razones espurias, sin justificaciones ridículas.

Simplemente deseaban seguir prestando un servicio público esencial para la comunidad y pensaron en cómo garantizarlo, no como en Villalba, que sólo se deseaba cerrar el Centro cuanto más rápido y en secreto, mejor. Los gastos de funcionamiento anuales del Centro no alcanzan los 11.000 Euros, la Concejal Cuesta percibe 45.000 Euros al año, la iluminación de Navidad 22.000 Euros por tres meses, o los favores que el Ayuntamiento hizo no cobrando en Navidad por el uso del espacio público para diversos comercios por valor de unos 60.000 Euros, indican claramente que no es el dinero la razón por la que se quería cerrar el Centro.

Una organización de gasto sensata y ponderando la importancia de lo esencial y de lo accesorio permitía, lógicamente, garantizar financieramente la pervivencia del Centro.

La cadena SER contactó conmigo para que expusiese públicamente las razones de nuestra justa y lógica reivindicación, por mi falta de experiencia se equivocó un dato que interpretado de buena fe no hubiese significado nada, pero que en manos del Partido Popular, se transformó es una especie de arma para difamarme.

Era tan sencillo como que la UNED da servicio en la Sierra de Madrid, a Collado Villalba, Hoyo de Manzanares, Moralzalzal, San Lorenzo, Pinilla, etc… Y ese servicio afecta a unos 300.000 usuarios potenciales de la UNED, la matrícula en el Centro actualmente es de unas 500 personas, y confundí el dato en la Radio, si bien, está perfectamente indicado en la iniciativa Change.org, posteriormente en otra comunicación con la COPE lo rectifiqué y pedí disculpas.

Unos días después y en la misma cadena, la Directora del Centro Asociado de la UNED de Madrid, Amelia Pérez Zabaleta, negó los argumentos que yo había expuesto y demostrado, es decir, ella afirmaba que las clases no se habían convertido en lugares inhóspitos, ni que se cerraba el Centro, pero esa mujer no había pisado el Centro Asociado y además no tenía las fotos, correos electrónicos en los que “sí se decía que se cerraba” y experiencia de primera mano de la que yo sí disponía, por eso su intervención no fue otra cosa que repetir lo que alguien le había contado. No dijo por lo tanto la verdad, quizá por ignorancia.

Me propuse, para dar voz a cuantos vienen firmando la iniciativa, formular un ruego en el Pleno Municipal, y así lo hice, no dándoseme respuesta directa. Una vez acabó este, me acerqué a la Concejal Cuesta y lo sucedido fue indescriptible, en términos de agresividad y de malos modos. Al quedarme sola frente a ella, inmediatamente vinieron a apoyarla rodeándome como una manada, otros Concejales y personas del Partido Popular, me acorralaron, gritando y gesticulando, no razonaban, sólo acusaban y trataban de amedrentarme con un despliegue de gritos monocolor.

No se esgrimían argumentos, sólo veían a alguien que había descubierto su operación de cierre relámpago y había que “machacarlo”. No podían tolerar que una humilde ciudadana hubiese hecho frente a su voluntad de acabar, de una vez por todas, con el Centro Asociado que querían cerrar y como no era posible exponer argumentos, porque nada racional lo justificaba, sólo gritaban como posesos, haciendo gesticulaciones con sus manos de que estaba loca, en fin, cuanto se hubiese echado en falta aquí una cámara oculta o un micrófono.

Todos, además, coreaban como una sola voz, pero una voz grotesca, el dato erróneo que rectifiqué de los 400.000 usuarios. Fue una experiencia estresante, desagradable, casi un aquelarre y que me permitió ver algo que, de no haberlo sufrido en mis propias carnes, no me lo hubiese creído, y es el espíritu de facción, de secta, que viven estas personas, la agresividad que en un momento dado pueden generar y la violencia verbal que manejan contra quien se opone con razones frente a sus caprichos, me vi como a un enemigo al que se si hubiesen podido me hubiesen pegado físicamente, sus ojos traducían odio, no había allí un átomo de comprensión ni de razón, sólo ignorancia; como decía Martin Luther King “nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”, pues bien, en aquella violación de la razón, en aquel atropello, había ignorancia y estupidez en cantidades iguales, sólo eso.

Lo único importante después de este inmenso desgaste emocional por el bien común es que, de momento, el Centro permanece abierto éste cuatrimestre.

Pero ya avisan de que tienen planeado suprimir carreras, materias y clases, es decir, que sólo el escándalo público les ha hecho diferir su decisión a un futuro. Imagino que lo harán como hasta ahora lo han venido haciendo, es decir, restando y restando hasta que digan que no hay alumnos matriculados y que lo propio es cerrar el Centro.

Naturalmente, lo que no dirán es que no los hay porque han suprimido todas las carreras y los medios materiales que se han reducido a la nada, una nada afanosamente buscada por un equipo de Gobierno para el que la enseñanza superior no representa un valor digno de tutela y protección, a no ser que ese valor se encarne en empresas privadas, como la UDIMA que esa sí que parece haber recibido apoyos históricos claros.

Juzguen ustedes mismos…

 

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone