Visitas
269
Unique
Visitors
|  2

QuienOpina: Abel Martín Machado

Abel Martín Machado vuelve a afinar su pluma para  analizar la actualidad social del municipio, esta vez con un nuevo objetivo en el punto de mira: el descenso de la población en Villalba y sus posibles razones…

Como puede que sepan, la “Capital” de la Sierra es cada vez es mas pequeña. Collado Villalba lleva perdiendo población desde 2.013, cada día que pasa somos menos. Ese año teníamos 62.684 vecinos, y las cifras de 2.016 nos muestran que en tres años hemos perdido mas de un millar de habitantes, hasta llegar a los 61.597. Para que se hagan una idea de la situación, en estos años un villalbino ha abandonado nuestro pueblo cada día.

Y dado que no estamos ante un problema generacional, pues la edad más habitual de nuestros habitantes está comprendida entre los 35 y los 39 años, la razón que se impone es la desesperanza de sus habitantes y la hostilidad con que han infectado a nuestro pueblo nuestros gobernantes, para con sus vecinos. Y se da la coincidencia (explicación, mas bien) de que el descenso del paro en nuestro Collado Villalba, en ese lapso de tiempo, coincide con el del censo. Vamos, que no se trata tanto de que los vecinos encuentren empleo, sino de que huyen de nuestra tierra.

Éste es un dato que a nuestra penitencia de gobierno debería preocuparle, y mucho. Pero lo cierto es que no encontramos ninguna señal de que ello ocurra, ni de que se tomen medidas para invertir la situación. Realmente la única muestra que encontramos de que se actúe para evitar la cada día mayor reducción del censo, no tiene que ver con los humanos sino con otros habitantes que aparentemente son mas apreciados por Mariola y sus muchachos.

Y no les hablo de las vacas, especie que históricamente lleva siglos compartiendo estas tierras con los humanos, ya que su número se ha reducido de una manera aún mas drástica. Me refiero a otros vecinos mas pequeños y, suponíamos, mas vergonzosos: las ratas. Siempre ha habido ratas en nuestro pueblo, pero estos roedores no se dejaban ver porque temen al hombre, uno de sus máximos depredadores desde la prehistoria.

Sin embargo de un tiempo a esta parte su presencia se torna más y más desvergonzada. Uno puede saludarlas en Los Belgas o las cercanías del Guadarrama, pues ya ni se esconden, ni huyen. Pero ayer se produjo una situación alarmante al aparecer una rata  en un parque infantil, y no precisamente cercano al río, situado en la calle Asturias, cuando el mismo estaba siendo disfrutado por nuestros niños. Afortunadamente un perro hizo el trabajo que las campañas municipales contra las plagas no realizan debido a desconocidos motivos.

¿Qué está pasando en nuestro pueblo? ¿Por qué razón cada vez hay mas ratas y éstas son mas visibles? Tal vez esto no sea sino una consecuencia de las falta de higiene de nuestras calles, al fin y al cabo la basura las atrae, como sin duda lo es de la gran cantidad de nubes de mosquitos que venimos sufriendo. Y eso por no hablar de cucarachas…En todo caso es evidente que alguien no está haciendo los deberes ante la mas absoluta indiferencia de nuestra penitencia de gobierno.

Los tiempos cambian, hemos pasado de un pueblo ilusionado que crecía con fuerza a una población que poco a poco se despuebla; hemos pasado de unos gobiernos municipales que introdujeron peces y patos en el cauce del Guadarrama (hermoso río que hasta hace poco mas de medio siglo era uno de los tres únicos ríos trucheros de Madrid) en su proceso de naturalización, a otros gobiernos que facilitan la reproducción de estos temidos roedores, o al menos no hacen nada para evitar su íntima convivencia con nosotros. Deben pensar que dada la disminución de vecinos humanos, hagamos crecer otra clase de villalbinos.

Consecuencias como la que ayer se sufrió no les preocupan, ellos nunca utilizan los parques públicos infantiles, eso es para la plebe a su parecer. Y así se encuentran estos infantiles jardines de abandonados, con juegos roñosos y potencialmente peligrosos; bancos rotos; maleza alta y pajiza; basura de todo tipo que se empadrona en ellos tras meses de residencia…

La penitencia que nos gobierna tiene otro intereses. Nuestro valiosos y altamente cualificados gobernantes son más de distraer a los vecinos que de arreglar sus problemas. Y si de paso le hacen un favor a los amiguetes ¡pues miel sobre hojuelas! Un ejemplo de esto lo vimos el pasado jueves por la tarde,  cuando en Malvaloca se celebró un concierto de músicos bisoños, y en el mismo se realizó la elección de ¡Míster y Miss Collado Villalba 2017! Una nominación tan chabacana como pretenciosa y rancia, que tiene lugar en ese cogollito de nuestro pueblo a mayor gloria de los amiguetes de nuestros peperos ediles…

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone