Visitas [analytics-counter] |  Me gusta

Villalba es Talento: Erik Cruz

Nuestro protagonista de hoy sabe muy bien que la voz es capaz de traspasar todos los límites y fronteras, y de hacer realidad los sueños. Y así, prestándole su voz al príncipe Kristoff de Frozen en sus canciones en español y a otros muchos personajes, se ha colado en los sueños de los más pequeños y de los que no lo son tanto, en una larga trayectoria musical llena de talento.  

Mucho se ha hablado de la participación de Gisela en la reciente edición de los Oscars interpretando en español (o castellano) 😉 la canción “Into the Known” (mucho más allá) junto a las princesas Elsas de varios países.

Pero los villalbinos nos sentimos tanto o más orgullosos de Erik Cruz, conocido por prestarle su voz al príncipe Kristoff en sus canciones en español. Un cantante muy especial que ha protagonizado muchas aventuras musicales dentro y fuera del cine y que hoy nos lo cuenta en nuestro “Villalba es Talento”.

¿Cuándo se inició tu relación con la música?

Realmente pronto: En mi casa, desde que recuerdo, siempre hubo música. Mi padre era cantante y a parte de los discos de Billy Joel, Elton John, Stevie Wonder, Tom Jones… tengo recuerdos desde muy pequeño en estudios de grabación, conciertos, musicales en los que participó. Era difícil que esta constante no me influyera de alguna manera.

Tu primera participación como cantante en una película fue a los 16 años, ¿cómo fue la experiencia?

Aterradora. Recuerdo que mi padre me comentó que había un casting para una película que iba a salir en verano de ese año. Ya había hecho algo anteriormente: mi primera experiencia grabando coros fue en un disco de “Bom Bom Chip”; todos tenemos un pasado oscuro.

Hice el casting para el protagonista de esta película, “Goofy e hijo” y recuerdo estar muy muy nervioso. Al terminar me dijeron que les había gustado mucho pero que mi voz se parecía mucho al cantante americano, pero no al actor de doblaje español. Finalmente el papel se lo dieron a Miguel Morant (voz cantada de Aladdin en la película de animación), pero quisieron contar conmigo para los coros y un par de voces solistas.

La experiencia fue preciosa y poder cantar con gente tan grande en ese momento me ayudó a aprender mucho y a empezar a pensar en la música como una carrera profesional.

Desde entonces le has prestado tu voz a varios personajes para que canten sus canciones… ¿cuál ha sido el más difícil?

Kristoff en Frozen tiene un lugar especial por lo exigente de las canciones “Lo que no cambiará” y “Perdido en el Bosque”. En Disney no piden que des tu personalidad a la voz cantada del personaje; te piden que te adaptes a lo que piden y que te pegues lo máximo posible a la voz del cantante original, en este caso Jonathan Groff. Fue una sesión de grabación muy intensa y cansada por toda la dinámica que tiene “Perdido en el Bosque”… y por las interminables líneas de coros que tiene.

Ahora mismo estoy grabando una serie nueva llamada “El Libro de Pooh” para Disney + en la que le pongo voz cantada a Tigger y está resultando ser un personaje complicado por su forma de hablar y cantar: todo con la Z y una voz que va desde lo cómico a lo lírico.

¿Cómo surgió la oportunidad de participar en Frozen?

Al trabajar poniendo voz a canciones de series y películas en para cine y tv, estás metido en una dinámica de estudios de grabación y de alguna manera siempre te enteras de castings, pruebas, etc. En este caso me llamaron directamente desde uno de los estudios para convocarme para el casting.  Al llegar me encontré con gente con compañeros con los que he coincidido alguna vez y cantantes muy grandes. Pensé que iba a ser probar y a casa. A la semana me llamaron para decirme que me habían seleccionado desde Los Ángeles y que mi prueba les había gustado mucho… El resto son dos películas y otros dos cortos de Frozen.

Durante estos años el personaje ha ido evolucionando hasta convertirse en uno de los protagonistas musicales con la canción “Perdido en el Bosque”. ¿Cómo has vivido el desarrollo del personaje?

Creo que ni en Disney se imaginaban en un principio que Kristoff iba a tener esa importancia ni que iba a ganar en popularidad con los años. Es evidente que Frozen no es desde ningún punto de vista una serie de películas en las que “el chico bueno” tenga que salvar o ser clave en el desarrollo de Elsa o Anna. Ellas se salvan solitas.

Creo que en Disney vieron que el personaje tenía una personalidad con muchas posibilidades y a partir de ahí fueron haciéndole crecer; y dándole mejores canciones, todo sea dicho.

 

No todo ha sido el mundo del cine en tu trayectoria… ¿Qué otros proyectos musicales tienes?

Intento estar en proyectos que me aporten algo no sólo económicamente hablando. A parte de las clases de canto que imparto y las grabaciones de coros para otros artistas ahora mismo estoy metido en varias cosas con las que hay mucho movimiento de directo. Los que destaco por actividad son Hot Rocks, mi banda de versiones de “Rock Molón” como digo siempre; y Energy, un proyecto en el que comparto escenario con otros cuatro musicazos y buenos amigos en el que repasamos de una manera muy especial lo mejor de la música desde los 60 hasta hoy.

También tengo varios proyectos para fiestas privadas, amenizaciones, fiestas de empresa. Hay que moverse mucho en esta profesión.
Por otro lado estoy componiendo material Junto a Javier Oliva (Ex Beethoven R.) para lo que espero sea un disco que verá la luz a finales de este año.

¿Quiénes son tus grandes referentes e influencias musicales?

En primer lugar mi padre; creo que fue el motor de arranque de todo esto y la razón por la que tuve mi primer contacto con la música. Era un gran cantante y fue una influencia excepcional en mi crecimiento musical, aunque nunca quiso que me dedicara a esto por lo complejo y sufrido de la profesión.

En cuando a mis “Héroes” musicales tendría que empezar por Freddie Mercury, que es con quien me enamoré del Rock. Desde entonces han pasado por mi vida varios “amores” en ese sentido: Russell Allen, Eric Martin, Bruno Pelletier, Chris Cornell, Geof Tate, Josh Groban, Lars Säfsund… Hay muchos y muy buenos cantantes que de una manera u otra han supuesto una influencia grande en mi vida como cantante.

El viernes 27 de Diciembre Hot Rocks vivimos una noche muy especial en Ghetto Las Rozas con nuestros amigos de Beyond.Muchísimas gracias como siempre a nuestro amigo y técnico de sonido David Bravo y a Borja por acompañarnos a la batería.Muchas gracias a Yaima Chamizo por el vídeo.

Geplaatst door Erik Cruz op Zaterdag 28 december 2019

 

¿Alguna actuación en directo que nunca olvidarás…?

Es difícil; llevo unos cuantos conciertos en 20 años, pero creo que la que más me impresionó fue la audición a ciegas para “La Voz 2015”.
Cuando subí al escenario y fui consciente de que me iban a ver 3 millones de personas… buff, eso sí que impone respeto. Estaba temblando. Después recordé que cantar a parte de mi forma de vida es lo que más me gusta en el mundo. Agarré el micro con fuerza y empecé a cantar. Por suerte a Malú le gustó mi actuación y me metió en su equipo.

¿Cómo llegaste a vivir en Villalba?

Villalba y yo tenemos una historia muy larga de “amor/odio”. Vine aquí por primera vez cuando tenía 19 años, con mi madre y mi hermana. Fueron años complicados y no guardaba buenos recuerdos de ese periodo. Cuando me independicé estuve viviendo unos años en San Lorenzo del Escorial porque necesitaba vivir en la sierra. Supongo que los genes cántabros tiran y necesito este entorno de monte y verde como respirar.

Tras decidirnos, mi chica y yo probamos a ver opciones en Villalba y encontramos una casa genial en el pueblo. Nos enamoramos enseguida del buen ambiente de pueblo y de lo bien que se vive aquí. Ahora mismo no lo cambiamos por nada

¿Qué es lo que más te gusta de Villalba? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta es el ambiente de pueblo: la gente te saluda por la calle, te da los buenos días, el panadero te conoce; en los bares te preguntan “Lo de siempre?”. También nos gusta mucho que, aunque es un pueblo, tiene todos los servicios funcionando muy bien y que si quieres comprar o buscar algo más específico siempre puedes cruzar la A6. A todo esto hay que sumar que estamos muy cerca de todo pudiendo vivir con una calidad que no se encuentra en el resto de la comunidad.

Lo que menos me gusta es que algunas zonas están un poco abandonadas… supongo que gestionar un municipio tan grande no debe de ser sencillo y que siempre habrá gente descontenta con alguna cosa.

Pero en realidad, tengo que decir que pesa mucho más lo que me gusta de vivir aquí: es un lugar en el que empezar una vida estupenda y tener una familia si se desea.

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone