Vacaciones Perrunas

El hecho de tener un animal de compañía no tiene porque suponer un problema a la hora de planificar un viaje de vacaciones. Eso sí, deben tenerse en cuenta algunas cuestiones importantes que, previstas con suficiente antelación, nos ayudarán a garantizar su éxito ya viajes en coche, tren, avión o barco.  Es un poco largo pero seguro que alguna táctica o idea os lleváis:

En general… Asegúrate de que el animal puede realizar un viaje cómodo: algunos no deben viajar porque están enfermos, heridos, son mayores o muy temperamentales. Si esto es así, quizás deberías pensar en dejarlo a cargo de alguna persona o hablar con su veterinario sobre otras alternativas. Revisa que tu mascota esté identificada y al día de todas sus obligaciones sanitarias y administrativas. Si está identificado y se extravía, aumentan enormemente las probabilidades de que lo encuentre. Los datos registrados que se encuentren asociados al microchip deben estar actualizados e incluir, a ser posible, un número de teléfono móvil en el que sea fácil localizarle.
Si piensas ir a otros países, infórmate con suficiente antelación de los requisitos que te exigirán. Recuerda que en el caso de muchos países europeos será suficiente con el pasaporte de animales debidamente actualizado. En cualquier caso, asegúrate.
Recuerda que debes comprobar si en el lugar de alojamiento permiten la tenencia de animales, que parece una tontería que nunca se olvida, pero a mí me ha pasado.

Si su tamaño lo permite, lleva un transportín adecuado para que en cualquier momento puedas dejarlo dentro. En algunos hoteles permiten únicamente mascotas de tamaño pequeño o por debajo de un determinado peso. Cuando hagas la reserva, pregunta sobre su política interna. Una vez allí, intenta que el tiempo que tu mascota pase sólo en la habitación sea el menor posible. Cuando sea así, informa en recepción y coloca el cartel de “No molestar” en la puerta de la habitación. Asegúrate de que podrán localizarte pronto en caso necesario.
Si vas con amigos o familia, infórmales antes de que tu mascota os acompañará y asegúrate de que va a ser bien recibida (yo, en mi caso, el que no quiera venir con mi mascota, no viene).
Si la opción elegida es un camping, limpia frecuentemente las zonas que usa su mascota y siempre mantenla cerca de de ti.

Aquí os dejo las repuestas a las dudas más frecuentes antes de emprender un viaje con nuestro mejor amigo:

¿Con quién debe contactar antes de empezar un viaje?

– Con tu veterinario.

– Con la compañía titular del medio de transporte si no vas a usar tu vehículo particular.

– Con tu alojamiento.

– Con los Consulados o Embajadas de los países que va a visitar.

¿Qué documentación y enseres debes llevar?

– El teléfono de contacto de tu veterinario.

– Una lista de clínicas veterinarias de urgencia o 24 horas del lugar de destino.

– Documentación sanitaria y administrativa (incluido documento de identificación y licencia para la tenencia de animal potencialmente peligroso si es tu caso). Es recomendable llevar también una foto en color del animal.

– Historial médico si tuviera cualquier problema que necesite ser conocido por el veterinario de su lugar de destino en caso de precisar asistencia clínica.

– Artículos para mascota: botiquín y medicamentos que pueda estar utilizando, collar, bozal, correa, cama, juguetes y pienso.

¿Puede llevar a tu animal de compañía a otro país?

Sí, siempre que cumpla los requisitos sanitarios y administrativos previstos en cada caso. En lo que se refiere a la Unión Europea, estos requisitos están descritos en el Reglamento 998/03, por el que se aprueban las normas zoosanitarias aplicables a los desplazamientos de animales de compañía sin ánimo comercial.

La Unión Europea dispone de una página web en la que puedes recabar más información a este respecto.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino dispone de una página web en la que detalla más información relativa a la salida de España de animales de compañía, consúltala si sales de España.

¿Puede llevar a tu mascota de camping?

Sí. Consulta con tu veterinario por si fuera conveniente para instaurar un tratamiento preventivo frente a determinados parásitos (pulgas, garrapatas, chinches…) y frente a las enfermedades transmitidas por ellos.

Procura que tu animal no entre en contacto con la fauna silvestre del lugar donde se encuentre, puede resultar perjudicial, tanto para su mascota, como para la propia fauna autóctona.

¿Cómo debo preparar a mi mascota para un viaje en avión?

– Contacta e infórmate con las diferentes compañías aéreas porque algunas pueden tener ciertas restricciones respecto a razas y tamaños. Algunas requieren un certificado de salud expedido dentro de los 10 días anteriores al viaje.

– Evita viajar con cachorros menores de 8 semanas de edad y que no estén destetados.

– Habla con tu veterinario respecto a los horarios de comidas. Habitualmente se recomienda viajar con el estómago parcial o totalmente vacío, aunque la edad del animal, sus necesidades alimenticias y su tamaño, así como el tiempo de viaje y la distancia del vuelo son factores que deben ser tenidos en cuenta.

¿ Cual es la mejor manera de elegir vuelos apropiados para mi mascota?

– Cuando efectúes la reserva, hazlo al mismo tiempo para ti que para tu mascota, las aerolíneas suelen limitar el número de animales permitidos en cada vuelo.

– Intenta reservar vuelos directos evitando los cambios de avión si es posible.

– Evita volar los días de vacaciones previsiblemente más masificados.

– En épocas de calor, mejor viajar en los primeros vuelos de la mañana o en los últimos de la tarde. En épocas de frío, elige los vuelos del mediodía.

– Reconfirma todos los datos de su reserva el día antes de salir, así minimizará las posibilidades de cambios de última hora.

¿ Qué debo hacer el día del viaje?

– Si tu perro va a viajar en la cabina, factura lo mas tarde posible para reducir así el tiempo de espera en la terminal.

– Notifica al responsable del vuelo que su mascota viaja en la cabina de carga.

¿ Debo sedar o tranquilizar a mi mascota para los vuelos largos?

– No se recomienda administrar tranquilizantes a los animales cuando se vuela porque puede incrementarse el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios, sobre todo en perros de nariz corta y en gatos.

– Las aerolíneas pueden solicitar por escrito que se garantice que el animal no ha sido sedado.

– La capacidad innata de los animales para adaptarse y mantener el equilibrio puede verse alterada por la sedación y cuando se trasladan sedados y no bien sujetos podemos no ser capaces de evitar que sufran daños.

¿Qué tipo de jaula o transportín es apropiado para viajar en avión?

– Recuerde que los contenedores para el transporte deberán responder a los requisitos previstos por IATA. Intenta disponer de el transportín antes del viaje para que tu animal se acostumbre a usarlo y se sienta cómodo.

– Si su animal es pequeño y puede acomodarse correctamente en un transportín homologado, es posible que pueda viajar con usted en la cabina.

¿Cómo debo preparar a mi mascota para un viaje en coche?

– Si tu mascota no se adapta bien a los viajes en coche, piensa si puedes dejarla en casa, con unos amigos o con la familia.

– Si no la sueles llevar a menudo en coche, comience con viajes cortos , a destinos divertidos, como parques para perros o zonas de juego, para así acostumbrarlo a ir en coche.

– Si tu mascota se marea, habla con tu veterinario sobre alternativas de viaje, sugerencias o medicamentos adecuados para este problema.

– Haz paradas frecuentemente (cada dos o tres horas) para que tu perro pueda hacer ejercicio y descansar del viaje.

– Recuerda que es obligatorio que tu mascota viaje en un transportín o adecuadamente sujeta, de forma que se minimicen los riesgos para la seguridad, tanto de ella como el resto de los ocupantes del coche y otros conductores y usuarios de la vía. No permitas que viajen en el regazo del conductor o cerca de los pedales. ¡Deben viajar en su transportín o debidamente atados! con arneses fijados al cinturón de seguridad de los asientos.

– No permitas que viaje con la cabeza asomando por las ventanillas, además de ser peligroso, podría entrarles polvo y suciedad en ojos, nariz y orejas y provocar lesiones o infecciones.

¡Viajes felices sin tener que prescindir de nuestros peluditos!

Compartir es vivir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone